jueves, 5 de enero de 2012

Ficha/Cuidados y mantenimiento de Rhacodactylus ciliatus (Gecko crestado)


Es un reptil que habita en Nueva Caledonia, de la familia Gekkonidae.
 Este curioso animal se creía extinto hasta que se redescubrió en 1994, llegando a pasar ahora a ser uno de los reptiles más comercializados entre los amantes de la herpetología, con una gran variedad de colores.
En cuanto a sus características, se trata de un gecko de hábitos nocturnos que vive en zonas húmedas, de tamaño no muy grande (entre 16 y 25 cm) denominado con el pseudonombre de “gecko crestado” por unas espinas que presenta desde los ojos hasta prácticamente el final del tronco. Como la mayoría de los geckos, posee la capacidad de escalar casi cualquier superficie gracias a sus patitas con laminillas digitales, que actúan como ventosas.
Como muchas especies de reptil, posee una cola de la que puede desprenderse si se siente amenazado (proceso denominado autotomía). Presenta unos ojos muy grandes, con pupila vertical, que aumenta o disminuye de grosor para permitirles ver en la oscuridad. El tacto que tiene es algo semejante al terciopelo, uno de los únicos reptiles con este tacto, muy suave y agradable.  Si tienes la oportunidad de tocarlo, hacedlo, es una pasada.
La alimentación es insectívora, comiendo desde grillos hasta moscas, gusanos, etc. A parte, algo curioso de este gecko, es su pasión por la fruta dulce, platano, manzana…
Su gran comercialización y el criado en cautividad de los últimos años ha provocado la gran variedad de fases de esta especie. Los hay con una gran variedad de colores, con espinas y sin espinas, con manchas y sin ellas..Cada ‘fase’ tiene un nombre, por ejemplo: “harlequin”, “nominal”,  “dálmata”, “pinstripe”, etc.
Son dioicos, es decir, presentan diferencias morfológicas entre macho y hembra. Para diferenciarlos, hay que observar la presencia o no de hemipenes en la parte ventral, justo encima de la cola. Se vería un mayor abultamiento. Si es así, se trataría de un macho, si no, de una hembra.
Imagen sacada de reptilur.com .
A la izquierda, un macho, y a la derecha, una hembra.


Si estás pensando en tenerlo como “mascota”, y no tienes mucha experiencia con geckos, es una buena opción, ya que aguantan bastante bien los cambios de temperatura y no son muy exigentes. Si queréis animaros, aquí va un resumen de los cuidados básicos:
En cuanto al terrario,  un  50x50x80 (siempre necesitan más altura que largo) estaría bien para una pareja. La decoración debería tener lianas y ramitas para poder escalar, y corcho, ya que se sienten agustos en él, y en cuanto a plantas, algunas que aguanten bien la humedad, como por ejemplo el potos. La humedad debe ir entorno al 70-90%, que se puede conseguir con sustrato húmedo, plantas, y rociando el terrario. La temperatura debe estar entorno a los 22-26ºC durante el día, y 18-20ºC durante la noche. La alimentación uno o dos días alimento vivo (insectos) y los demás pueden ser a base de potitos. Todo con su suplemento vitamínico y cálcico adecuado.
Lo mejor de estos simpáticos geckos es el comportamiento, que, generalmente, es dócil y manso frente a la manipulación. Puedes cogerlo sin problemas, aunque lo conveniente es dejar que se te suban ellos a las manos. Esto puede ocurrir o no, cada animal es un mundo. Mi opinión personal es que si tienes ganas de un gecko, prueba con este, no te arrepentirás.

1 comentario:

  1. Gracias me ha servido :D entonces si no le pongo fuente de luz no pasa nada no? es que no quiero animales que necesiten fuente de luz o de calor

    ResponderEliminar