domingo, 4 de marzo de 2012

Evolución del comportamiento de Avispas y Abejas


Todos vemos a las avispas y abejas como bichos zumbantes que a muchos les dan miedo, el temor a sus aguijones y mordiscos hace inmediato su rechazo, sobretodo si somos alérgicos a su veneno.

Pero lo que no conocemos o ignoramos es su evolución, una evolución ligada a la aparición de las flores y las estaciones, y eso es lo que voy a intentar explicaros en la próxima entrada. 

Las avispas son las antecesoras de las abejas modernas, su aparición tiene lugar en el Cretácico mucho antes de que aparecieran las primeras flores, por lo tanto no se alimentaban de polen ni néctar sino que se alimentaban de otros insectos siendo unas cazadoras excepcionales las cuales muchas han llegado hasta nuestros tiempos. 

La avispa de la arena (Ammophila sabulosa) es una especie de avispa solitaria. Se puede poner como un ejemplo primitivo, ya que es una cazadora muy efectiva. Su principales presas son orugas, las cuales no tienen nada que hacer contra un depredador equipado con un gran aguijón. La avispa clava su aguijón varias veces en la cabeza de la oruga para inmovilizarla y luego la arranca de la rama donde esté para llevársela a su nido. Su nido consiste en un agujero en el suelo ensanchado en el centro creando así una cámara, esta cámara será una cámara de cría, en ella depositará las larvas de orugas y dentro de las orugas pondrá sus huevos para que sus crías devoren desde dentro a las orugas. Por si todo esto no fuera impresionante, el veneno de la avispa tiene componentes que evitan la descomposición y la avispa es capaz de recordar donde hizo el nido aunque haga dos o tres más, sabe donde ha depositado los huevos. Después de realizar todo este ritual, la avispa muere, ya que es incapaz de almacenar alimento para ella. 


La abeja constructora roja (Osmia rufa) es una especie de abeja solitaria de aparición más tardía de las avispas ya que se alimentan de polen. Se trata de una especie de comportamientos muy parecidos a las de su antecesora. La avispa hace un agujero en un tronco gracias a sus mandíbulas que utilizará como nido para sus huevos, pero en este caso divide el nido en varias celdas separadas por barro. En cada celda depositará el polen que recoge en su abdomen y no es poco, esta abeja en un ciclo de cría recoge 20.000 veces más polen que las abejas mielíferas. Mezclará el polen con una cantidad de néctar determinada y pondrá un huevo en cada celda para que sus crías se alimenten de esta mezcla tan energética. Otra vez, después de que la hembra concluya el ciclo reproductivo muere.


Ahora la abeja cortadora de hojas (Megachile centuncularis) es otra especie de abeja solitaria muy curiosa. Odiada por muchos jardineros y agricultores porque destrozan las hojas de muchas plantas, en especial rosales y glicinas ya que tienen cierta predilección sobre estas y son capaces de defoliar una pequeña planta sin mucho problema. Pero, ¿qué hacen con las hojas que cortan? ¿Se las comen? ¿Es el alimento para sus larvas?. Ni mucho menos, utilizan estas hojas para la creación de sus nidos los cuales se suelen situar en agujeros redondos, normalmente es de origen natural pero si tenemos una maceta colgada, podrá utilizar los agujeros de drenaje de estas para construir su nido el cual da forma masticando las hojas ya que su saliva tiene efectos parecidos al cemento quedando las hojas unidas fuertemente.


Los abejorros (Bombus sp.), estamos ante una familia social ya y un sistema social tiene sus ventajas claro está y estos abejorros saben como aprovecharlo en cierta manera. La historia de un abejorro comienza cuando una hembra tiene que buscar un agujero en el suelo, ya que al contrario que muchos de sus ancestros que podían escavar, estos no pueden y tiene que buscar un agujero y defenderlo de posibles competidores de su misma especie. Una vez establecido en uno comienza la creación de pequeñas celdas de barro en las cuales depositará los huevos, la hembra tendrá que mantener a estos huevos y a las larvas después de que estos eclosionen con polen y néctar de las plantas cercanas al nido, por lo tanto estamos ante la primera especie de avispa que no abandona su descendencia y esto tiene numerosas ventajas, ya que una vez que surgen los primeros abejorros hembra estas se quedan en el nido de la madre ayudando a la cría y mantenimiento de sus hermanas. Hasta aquí podríamos decir que el comportamiento de estos abejorros y las abejas modernas son muy parecidos pero no, ya que estos abejorros no son capaces de almacenar el suficiente alimento para pasar el invierno y mueren.




Avispón gigante asiático (Vespa mandarinia) es una especie que habita casi toda Asia extendiendose hasta partes de Rusia e incluso se han observado poblaciones en países europeos ya. Esta especie es una especie social, como en la mayoría de las especies sociales, comienza con una reina que creará una colmena con celulosa en un lugar resguardado como por ejemplo un porche de una casa o un hueco en un árbol. En ese nido la hembra empezará a poner huevos de los cuales saldrán hembra para mantener a la futura colonia. Esta especie se llama gigante porque puede llegar a medir 5 cm de longitud y 7.5 de envergadura, un verdadero monstruo volador y muy agresivo, las larvas se alimentan de hasta 1.000 insectos al día y su alimento principal se basa en otras especies de avispas y abejas, lo que para muchos apicultores es un verdadero problema.






Abeja europea (Apis mellifera) se trata de la especie de abeja cooperativa por excelencia, su gran producción de miel y su baja agresividad ha sido aprovechada por los humanos durante miles de años. Su comportamiento social está muy jerarquizado siendo la abeja reina la reina absoluta de cada colmena, empieza a poner los huevos a principios de primavera y de los huevos puestos al principio de la primavera como bien sabemos ya sólo salen obreras, que son alimentadas con polen. Se ha descubierto que las larvas destinadas a convertirse en reinas no se las alimenta con polen sino con jalea real que da a lugar a individuos más grandes y fuertes. Los machos es decir los zánganos no viven dentro de ninguna colmena sino que son errantes y basan su vida en la reproducción, una vez que han fecundado a una reina en pleno vuelo mueren.
Pero quizás lo más interesante de las abejas melíferas es que han perfeccionado un sistema de comunicación basado en danzas que indican a las otras obreras donde hay o no hay alimento, siendo muy útil a la hora de ahorrar energía a la colonia.





Como apartado final decir que sin estas especies de insectos no tendríamos tanta diversidad de plantas y ni siquiera tendríamos muchos de los alimentos de origen vegetal que tenemos, ya que gracias a la actividad polinizadora de estas especies se pueden polinizar verduras y hortalizas en los grandes invernaderos de los cuales nos surtimos y la desaparición de estas especies sólo traerían grandes problemas para nosotros, por lo cual hay que conservar a estos interesantes animales aunque nos den miedo/respeto ya que sin ellos nuestros ecosistemas se verían gravemente afectados.

3 comentarios:

  1. me ha quedao loco el Avispón gigante asiático xDD. Muy chulo y currado el artículo, pero ahora me dan pena las abejas, todas mueren después de echar el casquete, pobrecitas. Su simil Shakespeare sería "Copular o vivir, esa es la cuestión" XDDD

    ResponderEliminar
  2. la avispa de la arena tambien se alimenta de polen no se xq das a entender que no, lo que pasa es que sus larvas son parasitas de esas orugas alomejor eso te confunde un poco.

    ResponderEliminar
  3. yo tengo entendido que las Avispas tienen mas en comun con las Hormigas que con las abejas

    ResponderEliminar